Nos estamos quedando sin crías de truchas

El pasado 20 de abril, coincidiendo con el inicio de la primavera, arrancó la temporada de pesca en los rios gallegos. Un inicio de temoporada bastante flojo para las expectativas que se tenían.

El frío marcó una jornada desigual entre los 149 ríos que componen la red fluvial gallega.

Al rededor de 60.000 pescadores, en los que se incluyen unos 15.000 niños, se dieron cita en las aguas continentales para arrancar una campaña que se prolongará hasta el 31 de julio (por norma general). Aunque se esperaba que la lluvia condicionase la jornada, finalmente no llovió demasiado y fue el frío el que, para muchos, marcó el escaso número de capturas.

En la mayoría de zonas los ríos más grandes apenas ofrecieron recompensas a los pescadores, siendo los tramos menos caudalosos los que se dieron más capturas. Entrando en detalles, «en el coto de Rodeiro, las capturas eran muy dispares. Algunos lograban hasta seis piezas pero la tónica dominante dejaba solo una o dos truchas. La mayoría optaba por cebo vivo, como lombriz y babosa. Por el contrario el río Asneiro, en Lalín ofrecía mejores resultados, incluso se lograban ejemplares de grandes dimensiones que sorprendían gratamente a los pescadores. Fue el caso de Fernando Varela que lograba un ejemplar de 59 centímetros y 1,8 kilos en el lugar de Os Muiños (Vilanova). Una trucha que capturó con lombriz y que costó sacar del agua.» 

Fuente: Faro de Vigo

El presidente de la Sociedad Caza y Pesca la Venatoria de Santiago, Ramón Fandiño, afirmaba «no estar disgustado, a pesar de ser un día desapacible. Hubo buenos momentos tanto con cebo natural como con cucharilla. No es lo de otros años, pero tampoco es para protestar», con respecto al tipo o tamaño de las capturas aseguraba «me chocó que no hay crías. Hay buenas truchas, de buena medida, pero no truchas pequeñas. Parece que estamos matando a las madres». Para Fandiño la ausencia de crias está relacionada con la contaminación, aunque en la mayoría de ocasiones se echa la culpa a los propios pescadores, el defiende que «veo muchas anomalías, y ninguna tiene que ver con el arte de la pesca».

Aunque la temporada ha comenzado discreta los pescadores no pierden la esperanza y confían en que en unos días aumenten las temperaturas y la actividad de las truchas cambie considerablemente en un verano que se espera especial para la Costa da Morte, ya que se dan dos citas importantes como son el Campeonato de España de Salmónidos Mosca Juventud y el Campeonato del Mundo de Pesca a Mosca Juventud.

Si eres uno de los afortunados pescadores que consiguieron sacar trofeo del agua mándanos tu foto a contacto@pescando.es y las publicaremos en la web.

Síguenos en nuestro canal de Youtube

 

Puedes opinar